El concepto de autonomia en el desarrollo infantil temprano, coherencia entre teoria y pratica

Dra. Myrtha H. Chokler

Las estrategias que se despliegan en el abordaje del desarrollo y de sus trastornos en la protoinfancia - per√≠odo en el que se concreta la pr√°ctica de la llamada Atenci√≥n Temprana - est√°n determinadas fundamentalmente por una concepci√≥n de sujeto, por una idea de qu√© es una persona, un ni√Īo y de su ontog√©nesis.

¬†¬†¬†¬† Desde ese lugar distintos marcos te√≥ricos dan cuenta de los procesos de constituci√≥n subjetiva y especialmente de la funci√≥n, del lugar, de la calidad y de la significaci√≥n del Otro, de la sociedad, de las relaciones intersubjetivas ¬Ė en las interacciones - para la construcci√≥n de lo intrasubjetivo.

¬†¬†¬†¬† A partir de ello se definen los objetivos, los instrumentos y los procedimientos que se proponen. Aunque alcanzar cada vez mayor autonom√≠a est√° expl√≠cita o impl√≠citamente reconocido siempre como uno de los objetivos prioritarios, tambi√©n sabemos que las sociedades, y dentro de ellas las capas dominantes, van ¬ďmodelando¬Ēcon mayor o menor √©xito sus ¬ďsujetos funcionales¬Ē a trav√©s de pautas de crianza, de programas de educaci√≥n, de medios de informaci√≥n,¬† de la formaci√≥n acad√©mica de los profesionales, del auspicio a ciertos desarrollos considerados cient√≠ficos, de la difusi√≥n de creencias, de mitos, de ciertos valores, que constituyen en su conjunto, de manera compleja y heterog√©nea lo que denominamos Representaciones sociales del Orden Simb√≥lico y que ejercen una incidencia determinante en la constituci√≥n de la personalidad en su conjunto.

     En cada práctica social de crianza o de educación formal o asistemática subyacen respuestas implícitas a estas dos cuestiones:

1 - ¬ŅQu√© hombre, y por lo tanto qu√© ni√Īo queremos ayudar a ser y a crecer? ¬ŅUn sujeto aut√≥nomo, libre, con confianza en s√≠ mismo y en su entorno, en sus propias competencias para pensar y elaborar estrategias a su nivel para la resoluci√≥n de obst√°culos, problemas y conflictos, un ser abierto y sensible, comunicado y solidario?

¬ŅO bien un ser obediente, dependiente de la ¬ďautoridad¬Ē y sometido al reconocimiento permanente del otro, temeroso al castigo y anhelante del premio, un ser competitivo, exitista, rivalizando para ser ¬ďel primero¬Ē? ¬ŅUn ser que piensa que identificarse con otro es confundirse con otro?

2 ¬Ė Entonces conscientes de nuestra elecci√≥n ¬Ņcu√°l es el rol del adulto, de la sociedad, de los profesionales para salvaguardar el respeto por la persona desde la ni√Īez m√°s temprana y su derecho a ser reconocida como quien es, tal¬† como es, m√°s all√° de la diferencia o de la singularidad?

¬†¬†¬†¬†¬† A nuestro criterio algunas propuestas de crianza y educaci√≥n temprana,¬† en particular en las situaciones de alto riesgo psicosocial que vive actualmente el conjunto de la poblaci√≥n facilitan, por desconocimiento o por desborde emocional, la reiteraci√≥n de pr√°cticas no respetuosas de las caracter√≠sticas madurativas y psicol√≥gicas de cada ni√Īo en su originalidad como sujeto, fomentan la dependencia excesiva, o la seudoautonom√≠a, la masificaci√≥n de los v√≠nculos, la anomia, a veces la hostilidad, la humillaci√≥n o el no reconocimiento elemental del ni√Īo que es, aqu√≠ y ahora, abrumado por el que deber√≠a ser, presente en el imaginario de los adultos.

¬†¬†¬†¬† Las dificultades a nivel de la motricidad y de la actividad en ni√Īos, en particular la hiperkinesia, el d√©ficit atencional, la abulia, la falta de iniciativa, el abandono de s√≠ y la agresividad son muchas veces gestados o facilitados desde modelos de crianza, de atenci√≥n y de educaci√≥n donde el permanente hacer y tener aparece como un valor sustitutivo del ser. La persistencia de esta modalidad va delineando personalidades del tipo ¬ďperformante¬Ē, ¬ďexitoso¬Ē, en las cuales la actividad compulsiva, que brinda finalmente escasa satisfacci√≥n, es seguida de una sensaci√≥n de vac√≠o que se intenta colmar desde la hiperactividad fren√©tica, la agresi√≥n, el aislamiento o las adicciones.¬Ē(J.M. Hoffmann, 1994)

¬†¬†¬†¬†¬† Los descubrimientos de la Dra.Emmi Pikler sobre la g√©nesis de la motricidad en el ni√Īo peque√Īo y de sus implicancias en la personalidad en su conjunto, han ofrecido una contribuci√≥n fundamental a la Psicolog√≠a Gen√©tica, planteando una necesaria redefinici√≥n de la noci√≥n de ¬ďcompetencia¬Ē y del concepto de ¬ďautonom√≠a¬Ē desde la primera edad.

¬†¬†¬†¬† La motricidad y la sensorialidad constituyen la base de la estructura y a su vez, la condici√≥n esencial y tal vez √ļnica de existencia del beb√©, de sus relaciones con el entorno y de sus representaciones de s√≠ y del mundo.

       Todos los bebés utilizan su motricidad no sólo para moverse, para desplazarse,  para tomar los objetos o para expresar sus emociones sino, fundamentalmente, para ser y para aprender a pensar.

¬†¬†¬†¬† La vida del beb√© es su sensoriomotricidad y la autonom√≠a aunque peque√Īa, precaria, inestable, existe y se desarrolla desde el inicio de su vida.

¬†¬†¬†¬† Reconociendo para el beb√© el indispensable e indelegable rol del adulto como envoltura continente, como sost√©n ineludible para la satisfacci√≥n de las m√ļltiples necesidades, como instrumento de proyecciones e introyecciones, como mediador y como introductor en el mundo social de la ley, de la cultura y del lenguaje, parece oportuno reflexionar acerca del concepto de autonom√≠a - diferenci√°ndolo del de falsa o seudoautonom√≠a, - sus condiciones subjetivas y objetivas y su relaci√≥n con la pr√°ctica concreta durante la protoinfancia.

      Hablar de actividad autónoma es reconocer que el bebé es un sujeto de acción y no sólo de reacción desde la más temprana edad. Acción que implica operación sobre el medio externo y transformación recíproca entre sujeto y medio.

      Dice D.W. Winnicott: "En un estadio primitivo de constitución del self, es la adaptación activa al medio, (a su medio, que no es cualquier ni todo medio) lo que permite al bebé 'existir' en lugar solamente de reaccionar."

¬†¬†¬†¬† Nuestra concepci√≥n dial√©ctica de los fen√≥menos permite se√Īalar que las √°reas y los procesos de aut√≥nomos s√≥lo pueden desarrollarse partir de la previa existencia - a√ļn embrionaria y potencial en cada estadio - de elementos de autonom√≠a, que, al concretarse en el aqu√≠ y ahora, en interacci√≥n con el medio y por maduraci√≥n funcional, se complejizan y diferencian progresivamente.

     El reconocimiento puntual de la existencia real de elementos de autonomía, de cómo aparece, en qué condiciones y de cómo se expresa en cada momento es la base para su desarrollo ulterior.

¬†¬†¬†¬†¬† Un beb√© por ejemplo, que¬† todav√≠a no se sienta por s√≠ mismo¬† a los 7 meses es capaz,¬† sin embargo, de pivotear, deslizarse, rolar, de reptar y de trasladarse activamente a la b√ļsqueda de objetos que le interesan, que selecciona y compara, explorando, de manera aut√≥noma, sus caracter√≠sticas f√≠sicas y / o sus relaciones l√≥gico-topol√≥gicas - la proximidad, las inclusiones posibles de uno en otro etc. El mismo beb√© coaccionado¬† para mantenerse sentado con un equilibrio precario, a√ļn apoyado o sujetado en una sillita, si no est√° aun maduro para hacerlo, se ve obligado a quedarse fijado, con el tronco crispado, r√≠gido, en esa posici√≥n, en alerta por temor a desmoronarse, o, impotente, se cae, reforzando un √≠ntimo sentimiento de inestabilidad e inseguridad y confirm√°ndose su inevitable dependencia del adulto para cambiar de postura o para acceder a un objeto. Tenso para sostener su tronco, rigidiza la manipulaci√≥n, limitando la disponibilidad corporal y sus posibilidades atencionales, exploratorias y pr√°xicas.

      Cuando se permite a un bebé emprender una actividad por su propia iniciativa y llevarla a cabo hasta su conclusión, el observador puede captar y comprender la direccionalidad de la acción, los esquemas sensoriomotores y mentales con los que opera revelando así su "sentido" y su significación.

¬†¬†¬†¬†¬† El conocimiento fino y detallado de la actividad aut√≥noma del protoinfante bajo todas sus formas, aporta una gran riqueza de datos acerca de la riqueza y variabilidad de las estrategias individuales y por lo tanto individuantes, en las que el beb√© se compromete corporal y ps√≠quicamente en cada momento y en cada estadio de su desarrollo. De esta manera se autoconstruye intelectual, pr√°xica y socialmente, acompa√Īado y sostenido por sus adultos significativos.

      Autonomía supone  que la persona, en este caso el bebé, durante su actividad espontánea,

            a) Es capaz de actuar a partir de su propia iniciativa.

            b) Posee un equipamiento biológico, funcional, emocional y cognitivo maduro para el programa de acción que se ha propuesto, por lo cual éste se hace pertinente y adecuado.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† c) Manifiesta una actitud de cuestionamiento y de sorpresa ante el descubrimiento. Las preguntas que se va formulando ¬Ė evidenciadas¬† en el despliegue de sus actos - revelan su nivel de maduraci√≥n global y el de sus intereses.

            c) Al mismo tiempo la disponibilidad y la experiencia acumulada le permiten una cierta predictibilidad o posibilidad de anticipación de un efecto en función del conjunto de su vivencia y del sentido que él mismo atribuye a su acción

            d) Ello le permite una cierta dosis de decisión, de elección posible a partir de disponer y poder procesar suficiente información para organizar y reajustar su proyecto de acción.

¬†¬†¬†¬†¬† Esta concepci√≥n de autonom√≠a considera que el ni√Īo vive y opera en cada momento de su vida con los instrumentos perceptuales, motores, emocionales, afectivos y cognitivos que √©l ya posee, maduros no con los que va a adquirir ulteriormente, ya que la maduraci√≥n precede al aprendizaje.

¬†¬†¬†¬†¬† Estimularlo, incitarlo, seducirlo o forzarlo para que utilice funciones o recursos que todav√≠a no posee, para los cuales a√ļn no est√° maduro, no s√≥lo no acelera su maduraci√≥n sino que la obstaculiza, porque lo obliga a utilizar esquemas, patrones inapropiados o torpes, ejerciendo movimientos o acciones fragmentadas, a las cuales √©l no puede encontrarle sentido, pero que le son exigidas o propuestas por el adulto al cual est√° sometido afectivamente. Experiencia semejantes repetidas construyen lo que los cognitivistas llaman metacogniciones sobre la fragilidad de s√≠ mismo con un fuerte sentimiento de incompetencia, de ineptitud m√°s o menos generalizadas afectando la autoestima.

¬†¬†¬†¬† El ni√Īo aut√≥nomo, por el contrario, en contacto e interacci√≥n permanente con su ambiente, construye con los medios de que dispone aqu√≠ y ahora su programa de acci√≥n, basado en su nivel de conocimiento actual. De este modo tambi√©n construye, sincr√≥nicamente, las bases del conocimiento futuro, integr√°ndolo ulteriormente en¬† estructuras cada vez m√°s¬† complejas y m√°s diferenciadas. Pero simult√°neamente a la apropiaci√≥n de los contenidos y los conocimientos construye y reconstruye, perfecciona, ratifica y rectifica los instrumentos, esquemas y modelos cognitivos, emocionales y actitudinales implicados en su personal proceso del conocer, elaborando sus propias modalidades, estrategias, estilos de aproximaci√≥n al conocimiento, es decir, aquello que Ana Quiroga denomin√≥ matrices de aprendizaje.

¬†¬†¬†¬† Con sus esfuerzos personales dosificados, autoregulados, dirigidos por su propia iniciativa, el ni√Īo aprende a observar, a actuar, a utilizar su cuerpo, a prever el resultado de su acci√≥n, a modificar sus movimientos y sus actos, a registrar y tener en cuenta sus propios l√≠mites, aprende la prudencia y el cuidado de s√≠, aprende a aprender. En una palabra, desarrolla su competencia¬† ejerciendo y ejercitando sus competencias. Pero aprende al mismo tiempo la confianza en s√≠ mismo, en sus propias percepciones, en sus propios intereses, en sus cuestionamientos, en sus conclusiones, en sus propios encadenamientos l√≥gicos y en sus propias maneras de resolver sus situaciones problem√°ticas. Y sobre todo aprende el valor y el lugar que el adulto adjudica a esta autoconfianza en la constituci√≥n de su personalidad.

¬†¬†¬†¬† Hacerle hacer, conducirlo en su motricidad o en su b√ļsqueda cognitiva refuerza su dependencia y el sentimiento √≠ntimo de que √©l por s√≠ mismo, sin el adulto,¬† no sabe querer, ni puede saber, ni puede poder. En una palabra, aprende que es incompetente. Imagen reforzada por el espejo que le devuelve el adulto¬† quien no lo reconoce como sujeto, y no conf√≠a en √©l como sujeto aut√≥nomo.

¬†¬†¬†¬†¬† Si semi√≥ticamente el sujeto se define por sus competencias del querer, del saber y del poder, lo que incumbe al adulto, desde esta perspectiva, es asegurar al ni√Īo un entorno afectivo, social y material, para que pueda apropi√°rselo y dominarlo con los instrumentos que ya dispone y los procedimientos que vaya elaborando. Desde esta concepci√≥n, entonces, para garantizarle las condiciones para una actividad aut√≥noma es indispensable que el adulto posea sensibilidad, empat√≠a y un profundo conocimiento de ¬ďeste ni√Īo¬Ē en particular.

¬†¬†¬†¬†¬† Estas consideraciones acerca de la importancia de la autonom√≠a¬† no son obvias en la mayor√≠a de las personas que se ocupan de la crianza, de la atenci√≥n temprana o de la terapia de los ni√Īos, familiares o no y a√ļn de profesionales del √°mbito de la protoinfancia. Prueba de esto es el escaso conocimiento que a√ļn tienen¬† muchos de ellos de las formas gen√©ticas, fisiol√≥gicas del desarrollo postural y motor descubiertas por Pikler as√≠ como la insistencia en la bibliograf√≠a tradicional y en los programas de "estimulaci√≥n temprana" de pr√°cticas que fuerzan, distorsionan intentando adelantar la secuencia y los ritmos propios de adquisiciones y aprendizajes pertinentes a cada ni√Īo en su estadio.

¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCu√°les son las condiciones subjetivas para que un ni√Īo pueda sostener una actividad aut√≥noma?

            1.- Seguridad afectiva, base de la confianza en sí mismo y en el otro, que se constituye desde la calidad y la estabilidad del vínculo de apego.

            2.- Libertad de movimientos asegurada por el desarrollo postural autónomo, tal como ha sido definido y descripto por E. Pikler.

¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCu√°les son las condiciones objetivas para la actividad aut√≥noma ?

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Por un lado el espacio, la ropa, los objetos y los juguetes pertinentes, adecuados para este ni√Īo en particular en este momento y situaci√≥n de su vida y de su actividad potencial.

            Por otra parte el tiempo y la continuidad de la actividad son fuente de experiencias esenciales y estructurantes. La alternancia entre los tiempos de juego autónomo y los tiempos de los cuidados,  plenos de interacción y comunicación con el adulto,  se nutren recíprocamente.

      Los períodos de actividad libre concretados en un tiempo regular y habitual en el que el bebé va reconociendo rápidamente la sucesión de gestos y actividades repetidas cotidianamente, verbalizadas por el adulto, se inscriben en un ritual que permite al bebé su anticipación  progresiva y  una orientación témporo-espacial, que lo prepara corporal y psíquicamente  en el devenir de la situación en la que se está viendo implicado.

     Estos son tiempos importantes de estructuración somatopsíquica para el bebé sano y mucho más aun para el que sufre alguna dificultad o padece alguna patología. El bebé tiene necesidad de su tiempo, con su ritmo personal para construir sus puntos de referencia y de orientación en el espacio y en la situación, para captar el sentido, para elaborar un proyecto de acción, para iniciarlo, desarrollarlo, reajustarlo y culminarlo sin interferencias del adulto.

     La continuidad del movimiento libre, autoregulado en relación al entorno y a un proyecto autoconstruído, le permite al bebé la construcción de una continuidad psíquica en el pensamiento. Mientras experimenta una vivencia global en la acción, con una sensación profunda de competencia, consolida el sentimiento de continuidad de sí y por lo tanto el proceso de individuación. Este es requisito para la construcción de todas las representaciones mentales, entre ellas, las de su esquema corporal  y las de su unidad de sí.

     Las emociones vividas durante la actividad autónoma crean las mejoes condiciones para el continuum entre la experiencia motriz y psíquica en el transcurso de un verdadero pensamiento motor arcaico del cual emerge el sentido, la direccionalidad y la significación de la acción.

¬†¬†¬†¬† Falsa autonom√≠a o seudoautonom√≠a es un concepto propuesto por Judit Falk para determinar aquello que el ni√Īo realiza solo sinti√©ndose obligado a responder o a obedecer frente a las expectativas del adulto, acciones que no surgen de su propia iniciativa y para las que no se siente √≠ntimamente maduro y competente. El ni√Īo al que se le exige una ¬ďautonom√≠a¬Ē que supera su maduraci√≥n global, que no remite s√≥lo al aspecto motor o cognitivo, vive esa exigencia como una sobreexigencia. Se siente inseguro, lo recibe como un abandono o una negaci√≥n del adulto, no s√≥lo a ¬ďapoyarlo en la tarea¬Ē, cuando en realidad siente que lo necesita profundamente, sino como un rechazo a su persona entera. Se autopercibe como incapaz de ser ¬ďamado¬Ē y reconocido si no cumple con las expectativas del otro. Este sentimiento es totalmente opuesto al que se expresa por el Yo solo presente en la alegr√≠a del autodesaf√≠o. Este significa¬† yo quiero hacerlo solo porque me siento competente y eficaz, quiero probarme y eso estimula mi autoestima, reforzada por el reconocimiento del otro. Sentimiento distinto al que subyace en el Yo solo que implica me siento solo, abandonado y sin apoyatura de un adulto que me exige que posea una competencia y una eficacia de las que carezco todav√≠a y que supuestamente deber√≠a poseer; lo cual estimula el sentimiento de incapacidad, de inseguridad, de dependencia y de descalificaci√≥n para ser merecedor del afecto y el reconocimiento del otro.

¬†¬†¬†¬† Esta seudoautonom√≠a por coacci√≥n, incitada o empujada, no tiene nada que ver con el proceso de socializaci√≥n. Por el contrario, es una de las causas de los¬† mecanismos de¬† sobreadaptaci√≥n y de la constituci√≥n de personalidades fr√°giles descriptas por D. Winnicott como ¬ďfalso self¬Ē.

Sin duda la concepci√≥n filos√≥fica y √©tica¬† respecto del hombre, de la sociedad¬† y en particular del ni√Īo como sujeto orienta toda investigacion cient√≠fica, la elecci√≥n del marco te√≥rico y toda praxis. Desde all√≠¬† planteamos los valores que, en interrrelaci√≥n dial√©ctica, presiden nuestra acci√≥n:
Respeto -¬† Autonom√≠a ¬Ė Seguridad

¬†¬†¬†¬† Respeto esencial por la persona, en este caso el ni√Īo, por su maduraci√≥n neuropsicol√≥gica, por su singularidad y por su derecho inalienable a ser protagonista de su propio desarrollo, como ser activo, actor y no solamente actuado por otro.

     Autonomía en desarrollo pero que existe y puede concretarse desde ya para ciertas acciones en ciertas condiciones, que le permiten vivirse como sujeto competente  a su nivel, con iniciativas, deseos, aptitudes y proyectos.

     Seguridad afectiva, seguridad postural, confianza en sí mismo y en su entorno humano y material.

¬†¬†¬†¬† Existe una oposici√≥n antag√≥nica entre la concepci√≥n de desarrollo y de autonom√¨a que aqu√≠ se sostienen ¬Ėbasadas en la seguridad afectiva, en la din√°mica del v√≠nculo de apego y su evoluci√≥n progresiva, en el respeto por la maduraci√≥n, la propia iniciativa y la motricidad libre¬Ė y otras concepciones que, con el pretexto del descubrimiento de exquisitas y tempranas competencias justifican la hiperestimulaci√≥n, la manipulaci√≥n del ni√Īo como objeto entrenable y/o reparable.

¬†¬†¬†¬† La invasi√≥n y la sobrexigencia enmascaran, en realidad, a nuestro criterio, formas sutiles de coacci√≥n y/o de abandono del ni√Īo, a partir de negarlo como sujeto o ubic√°ndolo en una relaci√≥n de dependencia absoluta, sin valorar las condiciones para que exprese su potencial autonom√≠a. Reflexi√≥n particularmente importante cuando nos encontramos frente a ni√Īos en riesgo o con serias perturbaciones que afectan su desarrollo.

¬†¬†¬†¬† Inspirados en estos principios, para la elaboraci√≥n de estrategias que aseguren las mejores condiciones para el desarrollo de los ni√Īos, tenemos en cuenta que, como dice Agn√®s Szanto, el tiempo de los beb√©s es infinito, el instante de malestar o de sufrimiento es infinito como as√≠ tambi√©n el de bienestar y el de alegr√≠a, vivencias que dejan huellas, abren o cierran al mundo. Esto implica para los adultos, la familia, los profesionales y la sociedad una gran responsabilidad y un extraordinario desaf√≠o porque es en los m√°s peque√Īos detalles de la vida cotidiana que se concretan o¬† naufragan las m√°s bellas teor√≠as.
Bibliografía

AJURIAGUERRA, Juli√°n de. ¬ďSeminarios de la c√°tedra de Neuropsicolog√≠a del Desarrollo¬Ē en el College de France (1975-1981) en Bulletin de Psychologie de la Universit√© de Paris. N¬ļ 391, tomo XLII, 1989. Versi√≥n castellana publicada en La Hamaca, N¬ļ 3-4. Buenos Aires, FUNDARI.

APPELL, Genevi√®ve.; TARDOS, Anna. AAVV Prendre soin d¬īun jeune enfant. Ramonville, Editions √Čr√®s. 1998

AUCOUTURIER, Bernard. ¬ďLa Acci√≥n como transformaci√≥n¬Ē. La Hamaca, N¬ļ 10. Buenos Aires, FUNDARI. 1999

BICK, Esther. ¬ďRemarques sur l¬íobservation de b√©b√©s dans la formation des analystes¬Ē. Journal de la Psychanalyse de l¬íenfant, N¬ļ 12. P√°g. 14-35. 1992

BION, W. ¬ďEl aparato de pensar pensamientos¬Ē. Buenos Aires, Publicaci√≥n de la Facultad de Psicolog√≠a, Universidad de Buenos Aires. 1974

BLEGER, Jos√©. Simbiosis y ambig√ľedad. Buenos Aires, Paid√≥s, 1972.

BOWLBY, John. El vínculo afectivo. (Trad. I. Pardal). Buenos Aires, Paidós, 1976

BRUNER, Jerome. Le développement de l’enfant: savoir faire, savoir dire. Paris, PUF 1983.

BRUNER, Jerome. Acción, pensamiento y lenguaje. (Trad. y comp. J. Linaza). Madrid, Alianza 1984.

COHEN-SOLAL, J.; GOLSE, B. (Dir. AAVV) Au début de la vie psychique. Paris, Editiones Odile Jacob. 1999

CHOKLER, Myrtha. Los Organizadores del Desarrollo Psicomotor, del mecanicismo a la psicomotricidad operativa. Buenos Aires, Ediciones Cinco, 1988.

CHOKLER, Myrtha. ¬ďNeuropsicosociolog√≠a del Desarrollo ¬Ė Marco conceptual para la pr√°ctica de la Atenci√≥n Temprana¬Ē. La Hamaca, N¬ļ 9. Buenos Aires, FUNDARI, 1998.

CHOKLER, Myrtha. Acerca de la Pr√°ctica Psicomotriz de Bernard Aucouturier. Buenos Aires, Ediciones Ariana. 1999

CHOKLER, Myrtha.; BENEITO, Noem√≠ ¬ďEl beb√© Hipot√≥nico que estimulaci√≥n y para que?¬Ē. La Hamaca, N¬ļ 2. Buenos Aires, FUNDARI. P√°g. 16-22. 1992

FALK, Judit. Mirar al Ni√Īo. Buenos Aires, Ediciones Ariana, 1997.

GIBELLO, Bernard. La pensée décontenancée. Paris, Bayard Editions. 1995

GOLSE, Bernard (Dir.AAVV) El desarrollo afectivo e intelectual del ni√Īo. Barcelona, Masson. 1987

GOLSE, Bernard ¬ďLes origines de la pens√©e chez l¬íenfant¬Ē. Psychiatrie Fran√ßaise, N¬ļ 1. P√°g. 94-103. 1993

GOLSE, Bernard ¬ďLa psychiatrie du b√©b√©: de la place du corps comme ¬ďvoie royale¬Ēde l¬īacc√©s √† la semiotisation¬Ē. L¬íinformation psychiatrique, 71, I. P√°g. 18-23. 1995

GOLSE, Bernard  AAVVPensar, hablar, representar. El emerger del lenguaje. Barcelona, Masson. 1992

GOZLAN, Anne. AAVV¬† ¬ďEl beb√© activo, m√°s que un juego¬Ē. Jornadas Cient√≠ficas ¬ďDe lo corporal al psiquismo¬Ē organizada por la Association Pikler-Loczy de France. 19-20 de marzo de 1994.

Hoffmann, Juan Miguel, Le r√īle de l¬íinitiative dans le d√©veloppement √©motionnel pr√©coce. Organisation du deuxi√®me semestre. La Psychiatrie de l¬íenfant, XXXVII, 1, 1994, p.179-213

KARMILOFF-SMITH, A. M√°s all√° de la Modularidad. Madrid, Alianza. 1994

KLEIN, Melanie. ¬ďAlgunas conclusiones te√≥ricas sobre la vida emocional del lactante¬Ē. Obras Completas. Buenos Aires, Paid√≥s-Horm√©. (1952)

LECUYER, R. AAVV Le développement cognitif du nourrisson. Tours Natha Université. 1994

MENDEL, Gérard. L’acte est une aventure. Paris, Editions de la Découverte. 1998

PIKLER, Emmi. ¬ďEl desarrollo de los grandes movimientos motores y la estructura del entorno¬Ē. Publicaci√≥n de la Asociaci√≥n Pikler-Loczy de Francia. (Trad. M. Chokler). La Hamaca, N¬ļ 8. Buenos Aires, FUNDARI. 1970

PIKLER, Emmi. Moverse en libertad. (Trad. G. Solanas). Madrid, Narcea. 1985

PIKLER, Emmi. ¬ďIniciativa y competencia. Importancia del movimiento en el desarrollo de la persona¬Ē. (Trad. M. Chokler). La Hamaca, N¬ļ 2. Buenos Aires, FUNDARI. 1992

PINOL-DOURIEZ, Monique. Bébé agi-Bébé actif. Paris, PUF, 1984.

QUIROGA, Ana. P. de Proceso de Constitución del Mundo Interno. Buenos Aires, Ed. Cinco, 1985.

QUIROGA, Ana. P. de Matrices de Aprendizaje. Buenos Aires, Ed. Cinco, 1991.

QUIROGA, Ana. P. de Apuntes para una teoría de la conducta. Buenos Aires, Ed. Cinco, 1994.

STERN, Daniel. El mundo interpersonal del infante. Buenos Aires, Paidós. 1991

SZANTO, Agn√®s. ¬ďEl inter√©s pedag√≥gico de moverse en libertad en la vida cotidiana del ni√Īo peque√Īo: Reflexiones sobre la pr√°ctica prolongada de las concepciones de la Dra. Pikler¬Ē. Introducci√≥n a la traducci√≥n francesa de Pikler, E. Moverse en libertad. Paris, Presses Universitaires de France, 1970

SZANTO, Agn√®s Le roulement (motricit√© du premi√®re √Ęge). Investigaci√≥n para la Ma√ģtrise en Psicolog√≠a Gen√©tica. Universidad Paris VIII, bajo la direcci√≥n del Pr. Tran Thong. 1977

SZANTO, Agnès Developpement psychomoteur de la première enfance. Etude de quelques grands mouvements moteurs chez le nourrisson en fonction des lois de l’équilibre. Tesis doctoral. Université Paris VIII. 1980

SZANTO, Agn√®s ¬ďAfectos y manifestaciones t√≥nico-motrices¬Ē. La Hamaca N¬ļ 2. Buenos Aires, FUNDARI. 1992

SZANTO, Agn√®s ¬ďAcerca de un cierta utilizaci√≥n de la observaci√≥n¬Ē. (Trad. M. Chokler). La Hamaca, N¬ļ 8. Buenos Aires, FUNDARI. 1997

TARDOS, Anna. ¬ďEl rol de la observaci√≥n en el trabajo educativo¬Ē. Publicaci√≥n de la A. Pikler-Loczy de Francia. La Hamaca, N¬ļ 9. Buenos Aires, FUNDARI 1969.

TARDOS, Anna. ¬ďUne vie active¬Ē. Vers l¬í√©ducation nouvelle, Paris, Revue CEMEA N¬ļ 311. 1977

TARDOS, Anna.; DAVID, Myriam.¬ĒQuelques r√©sultats de recherches sur le contenu et la structuration de l¬íactivit√© spontan√©e de l¬íenfant au cours des dix-huit premiers mois¬Ē. Extraits des Journ√©es Scientifiques organis√©es en 1986/1987 et publi√©s par l¬íAssociation Pikler-L√≥czy de France. 1987

WALLON,Henri. Del acto al pensamiento. (Trad. E. Dukelsky). Buenos Aires, Editorial Lautaro. 1964 (Primera edición en francés Paris, Flammarion, 1942).

WALLON,Henri. Los or√≠genes del car√°cter en el ni√Īo. (Trad. M. Arru√Īada). Buenos Aires, Nueva Visi√≥n. 1979 (Primera edici√≥n en franc√©s Boivin, 1934)

WALLON,Henri. ¬ďLa importancia del movimiento en el desarrollo de la personalidad¬Ē. Psicolog√≠a y Educaci√≥n. Madrid, Pablo del R√≠o Editor, 1981.

WALLON,Henri. La evoluci√≥n psicol√≥gica del ni√Īo. (Trad. M. Miranda Pacheco). 7ma. edici√≥n. Barcelona, Cr√≠tica, Grupo editorial Grijalbo. 1984

WINNICOTT, Donald W. Escritos de pediatría y psicoanálisis. (Trad. J. Beltrán). Barcelona, Laia, 1958.

WINNICOTT, Donald W. Realidad y juego. (Trad. F. Magía). Buenos Aires, Gedisa. 1972

WINNICOTT, Donald W. El proceso de maduraci√≥n en el ni√Īo. (Trad. J. Beltr√°n). Barcelona, Laia. 1975

Selezione

Tematiche

Famiglia
Filosofia
Formazione
Gioco
Pedagogia
Primissima infanzia
Psicoanalisi
Psicodramma
Psicologia
Psicologia sociale
Psicomotricità
Scuola
Studio dell'immaginario
Articoli in lingua spagnola

Autori


Copyright

La proprietà degli articoli pubblicati appartiene ai relativi autori. E' possibile utilizzare e riutilizzare i contenuti pubblicati con l'unico vincolo di citare la fonte