La intersubjetividad en la emergencia del lenguaje

Dra. Irene Pinasco

Dra. Irene Pinasco

Directora del Doctorado en Fonoaudiología

Universidad del Museo Social Argentino
 

El  lenguaje ocupa un lugar destacado en la constitución del  sujeto por tratarse de uno de los  fenómenos fundacionales de la persona como tal en todas las áreas de su vida.

Este texto tiene como  objetivo alcanzar una reflexión acerca de su naturaleza, surgimiento y desarrollo; integrando diversas teorías, investigaciones y la práctica clínica en el área del lenguaje y la comunicación; que nos acerque a la comprensión de  la emergencia del lenguaje dentro del sistema comunicacional en el protoinfante y a  visualizar diversos  aportes  que, desde distintas disciplinas, nos confieren los conocimientos para una articulación que concibe al sujeto como un ser bio-psico-social. Así entenderemos al sujeto a partir de esta concepción.


Distintos aportes  al surgimiento del lenguaje

Desde que¬† las ciencias humanas empezaron a interrogarse sobre el ser, el conocer o el porqu√© actuamos como actuamos, el lenguaje¬† ha ocupado un lugar central. Desde la filosof√≠a¬† en sus inicios, hacia desarrollos m√°s actuales como la pragm√°tica de Austin o la ¬ďteor√≠a de la acci√≥n comunicativa¬Ē de Jurgen Habermas,¬† hasta las¬† Neurociencias, m√°s recientes a√ļn, pasando por¬† la psicolog√≠a, la ling√ľ√≠stica , la sociolog√≠a, la antropolog√≠a; se han ido aportando diferentes concepciones y miradas a su adquisici√≥n, su desarrollo,¬† sus funciones¬† y¬† su¬† relaci√≥n con otras como la comunicaci√≥n, el pensamiento, la conciencia, , lo biol√≥gico, lo cultural o lo afectivo emocional.

Es en los¬† comienzos del siglo XX que la ciencia empieza a preocuparse m√°s espec√≠ficamente por el lenguaje a partir de la ling√ľ√≠stica estructural en la obra de Saussure,¬† de los aspectos fonol√≥gicos de Jacobson, de los morfosint√°cticos de Martinet, entre otros que¬† aparecen Europa. Son estudios ligados a la ling√ľ√≠stica experimental y formalista, pero que dan impulso a otras corrientes, como la psicolog√≠a gen√©tica, de las cuales surgieron¬† epistem√≥logos con el inter√©s de¬† esclarecer lo relativo al conocer y al desarrollo del sujeto.

Desde la vertiente de la psicogenesis, apuntando al paradigma constructivista, su gran representante Jean¬† Piaget , quiz√°s el mas importante del siglo XX en el campo de la Epistemolog√≠a por lo contundente y revolucionario de su obra,¬† comienza precisamente sus estudios con la mira puesta en el lenguaje,¬† aunque quiz√°s no fue precisamente en esta √°rea su m√°s logrado aporte. No podemos obviar las memorables discusiones en las tambi√©n famosas¬† Jornadas de la Universidad de Berna entre Piaget, Ajuriaguerra, Bresson, Inhelder, Oleron; plasmadas en el texto Introducci√≥n a la Psicoling√ľ√≠stica.

Dentro de la corriente psicog√©netica, el que inicialmente pone la mirada en lo preverbal,¬† acentuando la significaci√≥n de¬† lo corporal, el cuerpo¬† como¬† fundante en lo comunicacional que dar√° origen al lenguaje, es Wallon cuando se refiere al ¬ďdialogo t√≥nico-postural¬Ē¬† como proleg√≥meno del dialogo en el lenguaje. Es antes del habla, es en la etapa preverbal donde aparece el lenguaje en su aspecto comunicacional, por lo que ya no podemos hablar de etapa preling√ľ√≠stica.

Paralelamente, muy lejos f√≠sicamente en ese momento, alrededor de los a√Īos 30, Vigotsky¬† desarrolla una l√≠nea que el autor denomin√≥ como socio-hist√≥rica.¬† A pesar de sus confluencias con Piaget (a ambos les interesa el papel de la comunicaci√≥n con los otros en el desarrollo del pensamiento) se opone a la concepci√≥n piagetiana del surgimiento del lenguaje como egoc√©ntrico y la sumisi√≥n del mismo a la cognici√≥n, resaltando el valor social del lenguaje en su origen por su interacci√≥n con ¬ďel otro¬Ē y¬† el papel decisivo que desempe√Īa en el desarrollo cognitivo. Estos planteos¬† son ejes centrales¬† de su teor√≠a. Para esta teor√≠a socio-hist√≥rica, el desarrollo de la cognici√≥n y del lenguaje solo se pueden explicar y comprender atendiendo a la estrecha relaci√≥n que tienen con el contexto social y cultural en el cual se encuentran.

Es de destacar la trascendencia y el importante impulso que los desarrollos de Chomsky, con su gram√°tica generativa¬† transformacional, a√Īadi√≥. Se centr√≥ en los mecanismos y operaciones mentales e innatas del ni√Īo para dar sentido al lenguaje, como sistema formal.¬† Desde la aparici√≥n de sus primeras obras, la morfosintaxis ha sido considerada como su definici√≥n m√°s precisa y acabada. Su¬† influencia ha hecho que las bases sobre las que se apoya el lenguaje y cualquier teor√≠a¬† que sobre √©ste se formule,¬† se desplacen hacia otras dos: el principio de la dependencia estructural de las reglas gramaticales y el de la creatividad.

El gran epistem√≥logo Gregory Bateson da origen a la que ser√° la Escuela de Palo Alto, California, donde se funda la Pragm√°tica de la Comunicaci√≥n Humana con P. Watzlawick y otros. La contribuci√≥n ha sido muy relevante ya que acerc√≥ los modelos ling√ľ√≠sticos, que hasta entonces se centraban en los aspectos te√≥ricos (filos√≥ficos y ling√ľ√≠sticos), hacia una visi√≥n m√°s contextualizada y comunicativa. Realiza un important√≠simo aporte que desarrolla con respecto al lenguaje anal√≥gico o gen√©ricamente reconocido como no verbal.

Todos estos¬† desarrollos, entre otros, fueron precursores en¬† la investigaci√≥n de lo ling√ľ√≠stico como sistema de comunicaci√≥n, dando lugar a saberes¬† que desde nuestra √≥ptica son insoslayables para realizar¬† articulaciones entre el lenguaje, en donde el cuerpo tiene un lugar fundamental,¬† sus relaciones con el entorno, su involucraci√≥n con lo afectivo,¬† la incidencia en lo cognitivo y su valor social. Permitiendo¬† visualizar el papel profundo y vital que tiene en el comportamiento humano y lo¬† fundamental que es¬† abordarlo con la complejidad que le subyace, como instrumento social, de representaci√≥n y de comunicaci√≥n. ¬†

La interacción comunicativa: del gesto a la palabra   

Acordamos con¬† la concepci√≥n de la psicolog√≠a social pichoniana que se define¬† ¬ďcomo una reflexi√≥n sobre el sujeto y su comportamiento abord√°ndolo en la interioridad de los sistemas de v√≠nculos y relaciones sociales de los que es s√≠ntesis , emergente, centro de anudamiento. Esa red interaccional es condici√≥n de producci√≥n de la subjetividad¬Ē(Quiroga,1981)¬† Entiende como un fen√≥meno esencial al hombre, constitutivo de la subjetividad , cuya naturaleza deriva de la interacci√≥n social. De esto se desprenden dos caracter√≠sticas del¬† sujeto como¬† ser social y¬† ser cognoscente: ¬ďSe configura en una praxis, en una relaci√≥n mutuamente modificante con el mundo. Esta¬† interacci√≥n que promueve la relaci√≥n surge de la necesidad , promueve el¬† v√≠nculo y se halla¬† atravesado por procesos de comunicaci√≥n ¬Ė aprendizaje¬Ē (Pichon Rivi√®re, 1971) donde podemos vislumbrar inicialmente la interacci√≥n comunicativa que sustenta¬† el desarrollo cognitivo y el desarrollo del lenguaje. ¬†

¬ďNuestra concepci√≥n de sujeto ¬Ėque se apoya evidentemente en una elecci√≥n √©tica y epistemol√≥gica¬Ė¬† reconoce al beb√© como un ser activo, abierto al mundo y al entorno social del cual depende, capaz de iniciativas, sujeto de acci√≥n y no s√≥lo de reacci√≥n, como ser pleno de emociones, de sensaciones, de afectos, de movimientos, de miedos y ansiedades, de pensamientos l√≥gicos con una l√≥gica a su nivel, capaz de establecer v√≠nculos, intensamente vividos en el cuerpo, porque el beb√© es todo cuerpo¬Ē (Chokler:1998).

El papel relacional y social de la motricidad del ni√Īo, las funciones t√≥nico-posturales se transforman en funciones de relaci√≥n gestual y corporal, donde se orientan las bases del futuro relacional y emocional del infante en un interjuego dial√©ctico, biol√≥gico y social. Como se√Īalara Wallon (1962) ¬ďel desarrollo de la inteligencia es en gran medida funci√≥n del medio social . Para que pueda pasar el nivel de la experiencia o de la invenci√≥n inmediata y concreta le son necesarios instrumentos de origen social¬† ¬Ėlenguaje y sistemas de signos¬Ė cuyos fines son la adquisici√≥n o el desarrollo de nociones o conocimientos que existen fuera del individuo, y que son patrimonio de su grupo social¬Ē.

El protoinfante es un ser que se desarrolla como sujeto a partir de otros, con otros y en oposici√≥n a otros, mientras va otorgando sentido y significaci√≥n a su entorno con el que establece intercambios rec√≠procos. ¬ďEl anclaje interactivo subraya la necesidad del rodeo por el otro, necesario al ni√Īo para darle progresivamente forma y sentido a sus sensaciones destinadas as√≠ a transformarse en percepciones¬Ē (Golse, 1995).

El signo comunicativo que nace desde la referencia conjunta implicar√≠a, en su intencionalidad, la transmisi√≥n de aspectos individuales dentro de un contexto intersubjetivo. Esto a su vez requiere de una estructura com√ļn, que pueda ser replicada y reproducida por los interactuantes. Esto √ļltimo constituye lo fundamental de la comunicaci√≥n intencional humana. . Toda conducta comunicativa que no se manifieste dentro del marco referido consensualmente no ser√° funcional, puesto que no puede ser interpretada o predecida por los otros.

Las l√≠neas que abordan m√°s recientemente la emergencia del lenguaje en esta direcci√≥n son pospiagetianos y se basan en criterios que¬† se han construido a partir de la teor√≠a de Vigotsky. Se las conoce como constructivismo social o interaccionismo contextual y se ven reflejadas en conceptos como ¬ďandamiaje¬Ē de Bruner, ¬ďregulaci√≥n mutua¬Ē de Robbie Case,¬† ¬ďproceso asim√©trico de interpretaci√≥n y la evoluci√≥n semi√≥tica del signo desde la construcci√≥n interactiva¬Ē de¬† Kennet Kaye, ¬ďconstructivismo colaborativo¬Ē de Nelson¬† o ¬ďparticipaci√≥n guiada¬Ē Rogoff. ¬ŅPor qu√© postpiagetianas? Piaget abord√≥ el estudio del sujeto epist√©mico apart√°ndose del real, por lo que no logr√≥ integrar lo social en el desarrollo cognitivo y ling√ľ√≠stico, si bien el interaccionismo¬† fue una de sus¬† categor√≠as de an√°lisis. En el transcurso de su labor investigativa, tuvo que enfrentar el problema de lo social en su teor√≠a, oblig√°ndose a brindar una explicaci√≥n al respecto; m√°s all√° de conceptos como transmisi√≥n social, competencia social, conocimiento social, etc., Existen dos explicaciones relacionadas con evidencias emp√≠ricas,¬† como los estudios como los realizados en Ir√°n (1972) que hicieron que¬† Piaget enumerara dos explicaciones. En primer lugar: la velocidad con que se efect√ļa el desarrollo se debe a la calidad y frecuencia de los est√≠mulos intelectuales que los ni√Īos reciben de los adultos o que obtienen a trav√©s de las posibilidades que se les ofrecen de realizar una actividad espont√°nea en su medio ambiente. En segundo lugar: la formaci√≥n y la realizaci√≥n completa de las estructuras cognoscitivas implica toda una serie de intercambios y un entorno estimulante; la formaci√≥n de las operaciones necesita siempre un medio ambiente favorable a la cooperaci√≥n.

Estudios como los realizados pusieron de manifiesto las diferencias significativas en el desarrollo provocadas por elementos interculturales, pues a pesar de que el orden sucesivo de los estadios se presentó como una constante, la media de la edad en que se alcanzan dichos estadios variaba notablemente de un ambiente social a otro.  

Consideramos que desde que nace, el ni√Īo posee conductas que le permiten iniciar, buscar y modular una relaci√≥n social con otro ser humano. La principal ¬ďherramienta¬Ē que tiene el beb√© para lograr sus fines es otro ser humano.

Es Vigotsky quien nos afirma que ¬ďlas funciones ps√≠quicas superiores no son producto de la biolog√≠a, ni de la historia de la filog√©nesis pura, sino que el propio mecanismo que subyace de las funciones ps√≠quicas superiores son relaciones interiorizadas de origen social, son¬† el fundamento de la estructura gen√©tica (...) en una palabra, toda su naturaleza es social, incluso al convertirse en procesos ps√≠quicos sigue siendo cuasi-social . El hombre incluso a solas consigo mismo, conserva funciones de comunicaci√≥n...¬Ē

Adem√°s de atender al desarrollo del ni√Īo en su contexto social y cultural, nos permite¬† explicar y comprender desarrollo de la cognici√≥n y el lenguaje en relaci√≥n con estos contextos y de las influencias sociales. Y como el sujeto se desarrolla en forma simult√°nea en los dominios cognitivo y ling√ľ√≠stico, f√≠sico y emocional, en esta aproximaci√≥n se pone especial atenci√≥n a la importancia de tener en cuenta todas las facetas del desarrollo de un individuo, incluyendo los factores sociales , hist√≥ricos culturales e incluso econ√≥micos, que contribuyen a su desarrollo. Con esto tambi√©n se debilita y complementa la visi√≥n estructuralista y chomskiana, en la cual el lenguaje constituye una capacidad de representaci√≥n pura de la realidad. Esta visi√≥n del lenguaje y gran parte de la sem√°ntica generativa, tienen por sustento la visi√≥n cognitiva cl√°sica

La pragm√°tica, como teor√≠a del uso del lenguaje, aborda el problema de su¬† naturaleza en un contexto de interacci√≥n comunicativa. Bruner(1983) conforma esta visi√≥n al decir que ¬ďla tendencia m√°s fuerte de los √ļltimos tiempos ha sido observar cada vez m√°s los contextos en los cuales el sujeto se desenvuelve y que le permiten actuar como lo hace y no estudiar las capacidades humanas como si fueran simples expresiones de las dotes y de las disposiciones biol√≥gicas del hombre¬Ē. Para √©l, el lenguaje es el medio de interpretar y regular la cultura. Para aprender el¬† o los significados ligados a las palabras el ni√Īo ha de entrar en interacci√≥n con un conversador que las use. La interacci√≥n con una variedad de personas puede facilitar ese proceso, dado que los matices de la comunicaci√≥n gu√≠an los intentos de seleccionar palabras y frases gramaticalmente correctas y socialmente¬† apropiadas. El lenguaje describe un nivel de acoplamiento estructural que posibilita un dominio de relaci√≥n; el √°mbito comunicativo ser√° el espacio de relaci√≥n ling√ľ√≠stico. El lenguaje es algo que hacemos con otros y para otros, y que alcanza niveles de recursi√≥n, es decir que en √©l se puede hacer referencia a lo que uno hace en el lenguaje. Hablamos sobre lo que experimentamos y esto constituye en s√≠ una nueva experiencia sobre la cual hablamos.

Stern nos aporta una perspectiva interesante al mundo del infante desde el Psicoan√°lisis, que no podemos soslayar: la experiencia de la protoinfancia en la conformaci√≥n de la subjetividad. Plantea el concepto de ¬ďentonamiento afectivo¬Ē y hace referencia a la importancia de la interacci√≥n en el desarrollo del lenguaje, agregando un nuevo status al infante, el de ¬ďcompa√Īero intersubjetivo¬Ē. Tambi√©n Trevarthen (1982) cuando dice que ¬ďa fines del primer trimestre, se ha descrito la aparici√≥n de la sonrisa social, lo que implica compartir estados afectivos que se refieren a este intercambio bajo el t√©rmino de √≠nter subjetividad primaria¬Ē.

La comunicaci√≥n ser√° entonces algo distinto a un traspaso de informaci√≥n, ser√° una co-construcci√≥n de una red de acciones con sentido consensual, un espacio en el cual se act√ļa coordinadamente con otros.¬† La comunicaci√≥n y el lenguaje emergen en la medida que el beb√© es socializado en una comunidad ling√ľ√≠stica. No es s√≥lo la biolog√≠a del sistema nervioso lo que explica la emergencia del lenguaje, sino el establecimiento progresivo y recursivo de una serie de coordinaciones de conductas del ni√Īo en relaci√≥n a su medio social pr√≥ximo. El espacio de relaci√≥n contiene los requerimientos conductuales m√≠nimos necesarios para que el ni√Īo pueda lograr interactuar competentemente con otros interactuantes significativos afectivamente de los procesos de emergencia de la conducta comunicativa y lenguaje. (Maturana)¬†¬† Podemos, tambi√©n, realizar una suerte de traducci√≥n de los principios pragm√°ticos en t√©rminos de condiciones de adecuaci√≥n comunicativa y ling√ľ√≠stica.

Las diversas funciones, capacidades y competencias b√°sicas de los aspectos bio-psico-sociales del sujeto ser√°n operativas en una estructura mayor que lo contenga: un espacio relacional intersubjetivo. Este, no solo puede ser contemplado como una unidad de an√°lisis sino¬† como una praxis , a trav√©s de la cual los sujetos construyen los v√≠nculos espec√≠ficos y necesarios para el surgimiento del lenguaje, es dentro de este espacio donde emergen los afectos, las se√Īales y los significados compartidos. Por ello decimos que ¬ďlos ni√Īos aprenden el lenguaje como resultado de un proceso interactivo en un ambiente sensible¬Ē Pinasco (1989).

Bibliografía

- Austin, J L. 1996. Cómo Hacer Cosas con Palabras. Palabras y acciones. Barcelona. Paidos.

¬†¬†¬†¬†¬† - Bruner, J. 1995) El Habla del Ni√Īo. Cognici√≥n y desarrollo humano. Barcelona. Paidos.
             - (1986). Pensamiento y lenguaje, compilador José Luis Linaza, , México, Alianza

¬†¬†¬†¬†¬† - y Haste, H.. (1990). La elaboraci√≥n del sentido. La construcci√≥n del mundo por el ni√Īo.¬†¬†¬† Barcelona. Paidos.

-  Case , R. (1990) El desarrollo intelectual.   Cognición y desarrollo humano. Editorial Paidos

- Chokler, M ( 1994) Los organizadores del desarrollo. Ediciones cinco

- Golse, B. La Psiquiatr√≠a del bebe. El cuerpo como via reggia del acceso a la semiotizaci√≥n Articulo publicado en la revista L¬í Information psiquitrique N¬ļ 1 Janvier 1995

- Habermas,¬† J. (1998 ) ¬ďTeor√≠a de la acci√≥n comunicativa I¬Ē Madrid . Ed. Taurus

- Jakobson, R.. 1974. Lenguaje adridl. Afasia y leyes generales de la estructura fónica. Madrid. Ayuso

¬† - Kaye , K. ¬ďLa vida mental y social del bebe¬Ē Cognici√≥n y desarrollo humano. Editorial Paidos

-   Karmiloff-Smith (1992) Mas allá de la modularidad Editorial Alianza Psicología Minor

-  Martinet, A. 1976. Tratado de Lenguaje. Buenos Aires. Nueva visión.

- Maturana , H (1997) ¬ďEmociones y lenguaje en educaci√≥n y pol√≠tica¬Ē. Chile-. Dolmen Ediciones

-¬† Nelson , K (1996) ¬ďLanguage in cognitive development¬Ē . New York , Cambridge University Press

-¬† Perret -Clermont Anne; Nelly. (1984). ¬ďLa construcci√≥n de la inteligencia en la interacci√≥n social¬Ē Madrid, Visor.

-¬† Piaget ,¬† J¬† (1976) ¬ďEl lenguaje y el pensamiento en el ni√Īo¬Ē Buenos Aires. Editorial Guadalupe

¬†¬† -- (1986). ¬ďSeis estudios de psicolog√≠a¬Ē M√©xico, Planeta.

- Pichon Riviere, E. (1985)¬† ¬ďEl proceso Grupal Del psicoan√°lisis a la psicolog√≠a social¬Ē. Buenos Aires . Ediciones Nueva Visi√≥n

- Quiroga , A. ¬ď Matrices de Aprendizaje¬Ē Buenos Aires . Ediciones Cinco

- Rogoff . B. (1990)¬† ¬ďAprendices del pensamiento¬Ē. Buenos Aires Paidos

-¬† Stern (2003) ¬ďEl mundo interpersonal del infante¬Ē Paidos. Buenos Aires

-  Trevarthen, C.(1993). The self born in intersubjectivity: The psychology of infant comunication. En U.    Neisser (ed), The perceived Self: Ecological and interpersonal sources of self-knowledge. New York: Cambridge University Press.

- Vygoztky, L  (1979). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores, Barcelona, Grijalbo.

¬†¬†¬†¬†¬† - (1983) ¬ďPensamiento y Lenguaje¬Ē. Buenos Aires. Editorial¬† La Pleyade.

      - (1991) Obras completas, tomo I, Madrid, Visor.

- Wallon, H. 1962 ¬ďLos or√≠genes del car√°cter en el ni√Īo¬Ē Bs. As. - Lautaro

¬†¬†¬†¬† - Watzlawick, P. (1985) ¬ď Teor√≠a de la comunicaci√≥n humana¬Ē Barcelona Editorial Herder

Selezione

Tematiche

Famiglia
Filosofia
Formazione
Gioco
Pedagogia
Primissima infanzia
Psicoanalisi
Psicodramma
Psicologia
Psicologia sociale
Psicomotricità
Scuola
Studio dell'immaginario
Articoli in lingua spagnola

Autori


Copyright

La proprietà degli articoli pubblicati appartiene ai relativi autori. E' possibile utilizzare e riutilizzare i contenuti pubblicati con l'unico vincolo di citare la fonte